no comments

La majestuosa Ópera Garnier de Paris

Ópera Garnier de Paris

Un atractivo que no puedes perderte durante una visita por Paris, es sin dudas, la magnífica Ópera Garnier, alojada en el Palacio homónimo. El majestuoso edificio es una obra maestra de la arquitectura teatral del siglo XIX, construido por Charles Garnier e inaugurado en 1875.

Ésta es la decimotercera sala de ópera de París, tras la fundación de esta institución por Luis XIV en 1669. Napoleón III ordenó su construcción con motivo de las grandes obras de renovación de la capital que el Baron Haussmann realizó bajo sus órdenes.

Sobre la construcción de la Ópera Garnier

Opera Garnier en Paris

Tras la decisión de Napoleón III de crear un nuevo edificio para la ópera, se organizó un certamen en el que más de 170 arquitectos presentaron sus proyectos. Finalmente el joven arquitecto Charles Garnier fue el que logró llevar a cabo el diseño del edificio.

Antes de que el edificio fuera finalizado, Napoleón decidió que era necesario construir una avenida que uniera la ópera con el Palacio de las Tullerías, por lo que decenas de familias fueron expropiadas de sus casas para que su ambición se viera satisfecha. Paradójicamente el emperador nunca utilizó la avenida que había ordenado construir.

Opera Garnier Paris

Los trabajos de construcción del edificio comenzaron en 1860, pero no se verían finalizados hasta 1875 debido a diversas complicaciones como la falta de estabilidad del terreno, la guerra de 1870 o la caída del régimen imperial.

Finalmente, después del elaborado trabajo realizado por 14 pintores y artesanos y 73 escultores, en 1875 tuvo lugar la inauguración del edificio, a la cual el propio arquitecto no fue invitado por haber tenido trato con Napoleón, por lo que tuvo que costearse una entrada y colocarse en un segundo plano.

Visita al Palacio Garnier

Ópera Garnier de Paris

Durante el recorrido por el Palacio Garnier es posible contemplar el lujo y la opulencia que rodeaba a las personas que acudían a la ópera, no sólo para disfrutar del espectáculo, sino para ver y ser vistos. Algunos de los puntos más llamativos del edificio son los “foyers”, vestíbulos en los que los espectadores paseaban durante los entreactos, los cuales están ricamente decorados con pan de oro y preciosos mosaicos.

La sala de espectáculos, decorada en tonos rojos y dorados, está iluminada por una enorme araña de cristal que ilumina el curioso techo que parece decorado por las extrañas pinturas realizadas por un niño pequeño.

Resulta llamativo el pequeño tamaño de la sala, que sólo cuenta con 1.900 asientos de terciopelo rojo, si lo comparamos con las vastas dimensiones del edificio, que ocupa11.000 metros cuadrados.

escaleras Palacio Garnier y su Ópera

Garnier Opera Paris

Sin dudas, un valioso monumento histórico para conocer en Paris.  En la Ópera Garnier se presentan espectáculos líricos y coreográficos.